Consejos para no sufrir algún accidente de coche con un mal clima

El automóvil es un cómodo medio de transporte que representa una gran responsabilidad para los conductores, principalmente durante un mal clima. De acuerdo con algunos estudios, cerca del 22% de los accidentes que suceden usualmente son causados por la inconciencia de algunas personas que conducen en malas condiciones climáticas.

Seguridad al volante

Consejos para no sufrir algún accidente de coche con un mal clima

Conducir en la neblina

La neblina es uno de los climas favoritos de muchas personas, pero lamentablemente es una de las situaciones climáticas en las que es mejor escuchar el tráfico y otros sonidos de la carretera que serán importantes mientras conduces. Además, te salvará la vida saber que no es nada bueno que enciendas las luces altas, sino las de corto alcance. Las luces altas son más intensas y al reflejarse en la niebla hará que pierdas la orientación, e incluso puede que la luz le llegue a los ojos de un conductor contrario a ti.

Conducir en el hielo

Durante las heladas se debe prestar especial atención en las entradas y salidas de puentes. Ya que, por lo general una mezcla de arena y sal rápidamente cae hacia ellos, representando así una mayor fuente de peligro para tu coche y para ti mismo.

Conducir durante una tormenta

Puede que debas salir a algún lugar en coche durante alguna tormenta, y para ello es recomendable no encender las luces traseras, ya que estas pueden oscurecer la luz de freno del coche y con ello puede que engañes a los conductores que se encuentren cerca de ti. Conduce con cuidado y está pendiente de cualquier cosa que podría llegar a echar a perder tu coche, no importa lo fastidiosos que se puedan poner los demás conductores. La seguridad es primero.

Conducir durante una noche de lluvia

Si al conducir por la noche la lluvia te llega a sorprender durante el trayecto, tienes que tener muy en cuenta que las gotas en el vidrio adquieren la función de un lente de contacto que refleja la luz, el cual puede cegar por un tiempo al conductor. Lo ideal para que nada de esto llegue a distraerte es regular la luz de los faros y activar los parabrisas.

El invierno te arroja a la orilla

Conducir durante una nevada o después de ella es complicado, además, distraerse por un segundo significará que te dirijas directo hacia un túmulo de nieve a la orilla del camino. En ningún momento le des vuelta al volante en la dirección opuesta, porque es necesario conservar la misma dirección y acelerar constantemente hasta salir del túmulo. Con este pequeño consejo podrás salir de regreso al camino de manera segura.

Durante una tormenta de arena

Es una de las situaciones poco comunes, al menos en la mayoría de los lugares del mundo. Pero si te llegar a topar con una tormenta de arena, los expertos recomiendan que es mejor salir a la carretera con los faros encendidos. De lo contrario, otros coches no perderán la orientación por error y lleguen a estrellarse contra ti.

Cosas que debes tener en cuenta al estar frente al volante

Deja tu respuesta¡